Page Title
Red de conservación de la Biodiversidad
en República Dominicana

Ecosistemas Críticos: las comunidades testimonian

Conservar para mejorar la calidad de vida

Visita a la toma de agua de Haina-Duey, Parque Nacional Montaña La Humeadora (República Dominicana)

La segunda jornada del evento "Compartiendo experiencias para la conservación" patrocinado por la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y el Fondo de Alianzas para Ecosistemas Críticos (CEPF) se dedicó a conocer la experiencia de trabajo del PRONATURA en el Parque Nacional Montaña La Humeadora.

 

Joselito (PRONATURA) da explicaciones sobre los límites del Parque  Nacional  Montaña La Humeadora (República Dominicana)Más de 30 personas de diferentes instituciones viajaron hasta la antigua comunidad de El Negro, a unos kilómetros de la toma de agua Haina-Duey, que alimenta el 70% del agua que abastece a la ciudad de Santo Domingo. Esta comunidad fue arrasada por una riada en 2007 como consecuencia de la tormenta tropical Noel. Treinta y una personas perdieron la vida. Las familias supervivientes fueron trasladadas a otros lugares. Los vestigios de esta antigua comunidad permanecen como patrimonio histórico que nos recuerda que la naturaleza siempre recupera el terreno que le robamos.

Esta jornada estuvo plagada de emociones. Conocimos la experiencia de conservación de la biodiversidad y de desarrollo integral en la que están participando estas comunidades. Escuchamos el testimonio de Yeneris Rodríguez, quien se presentó como uno de los principales infractores del medio ambiente de la zona. Hoy en día es guardaparques, pero antes del proyecto se dedicaba a recolectar pichones de cotorra para su venta y a cazar palomas. Su conocimiento del Parque es hoy una plusvalía para el equipo de administración de La Humeadora.

Ramona, líder comunitaria de la zona, explica cómo trabajan en el vivero, zona de amortiguamiento del Parque Nacional Montaña La Humeadora (República Dominicana)Además, compartimos la experiencia del Grupo de Ahorro de Guanito quienes expresaron con orgullo que en diez meses de trabajo han conseguido ahorrar prácticamente 80,000 RD$, creando además un fondo social de emergencia de unos diez mil pesos. Antes, del proyecto no sabían cómo ahorrar y nunca se disponía de efectivo cuando surgían emergencias. Hoy en día saben que son como la hormiga que almacena para el invierno.

Lali, líder del grupo de mujeres, elaborando artesanía con desechos, zona de amortiguamiento del Parque Nacional Montaña La Humeadora (República Dominicana)Otra experiencia cautivadora fue la que se ha desarrollado gracias al proyecto RECREARTE: una iniciativa para promover la creación de artesanías con desechos (ropa vieja, abanicos, bejuco, semillas, latas…). La líder del grupo Lali resaltó que gracias a esta iniciativa ha aumentado la autoestima de las mujeres. “Yo, sin saberlo, estaba deprimida. Tenía la casa echa un desastre y hasta yo misma estaba echa un desastre. Gracias a la formación recibida, me siento diferente. Este proyecto nos ha dado amor, vida y salud. Con mis manos puedo crear cosas bonitas de materiales sencillos, pero alegres. Mi casa está ahora más linda y yo también me siento transformada”.

Agroforestería análoga: aliando calidad de vida y conservación

Como cierre de la jornada vistamos la parcela demostrativa de Jacobo de León, conocido como Joven por la comunidad. Su parcela está basada en los principios de la agroforestería análoga: se pretende recrear la complejidad de un ecosistema boscoso, en la que se desarrollan diferentes alturas o doseles, con diferentes tipos de árboles y plantas. Mientras que en la práctica de la agricultura tradicional sólo se aprovecha un tipo de cultivo a una altura fija generalmente a ras de suelo, por lo que antes de cultivar queman y talan la cobertura boscosa de la parcela.

Joven mostrando su parcela demostrativa de agroforestería análoga, zona de amortiguamiento del Parque Nacional Montaña La Humeadora (República Dominicana)Joven nos explicó que antes cultivaba de forma exclusiva cilantro ancho, intercalando alguna yautía u otro cultivo de ciclo corto. Para prepara su parcela primero la “limpiaba”, es decir tumbaba y quemaba todo lo había, y después sembraba. Hoy en día, gracias al proyecto de PRONATURA, ha recreado este sistema de agroforestería análoga en su parcela. En vez de cultivar a una sola altura tiene diferentes capas productivas, “como un edificio de varios pisos”. Así, en el dosel superior tiene aguacates, zapotes e incluso ha sembrado algunos maderables (cedro y caoba); en el dosel intermedio: cacao; un poquito más abajo: plátano y rulos; más abajo yautía y a nivel inferior: cilantro.

Joven ha aprendido a injertar y dar buen mantenimiento a sus árboles para mejorar la producción. Las buenas prácticas ya están dando su fruto: en 2010, ganaba unos 3,500 pesos mensual en la venta de sus productos. Hoy en día, gana 8,000 pesos quincenales y su parcela todavía no está dando el 100% de la producción.

“Yo sé que dentro de 5 años, me voy a poder sentar y voy a recoger beneficios simplemente. Es importante que los agricultores aprendamos otras prácticas, porque muchas veces somos criminales sin darnos cuenta y sin querer estamos acabando con el futuro de nuestros hijos”. Gracias a esta iniciativa de PRONATURA Jacobo de León y otros muchos productores han entendido que la conservación de nuestros suelos y de nuestros bosques es fundamental para nuestra supervivencia.

 

 

 

Por: Cristina Iglesias