Page Title
Red de conservación de la Biodiversidad
en República Dominicana

Especies invasoras y biodiversidad

Pez León

Unos ejemplos: el pez gato y el pez león:

El pez león (Pterois volitans) causa graves impactos en los arrecifes. Por lo visto, llegó por accidente en las aguas del Caribe cuando el huracán Andrew destruyó parte de las instalaciones del acuario de Biscayne en Florida. Su elevado índice de reproducción, su apetito voraz y el hecho que se encontró de repente en un entorno en el que no tenía predador pone hoy en día en peligro todo el ecosistema de los arrecifes de coral del Caribe. Este pez en edad adulta puede llegar a consumir treinta peces pequeños cada media hora. Es una verdadera amenaza a la biodiversidad, sobretodo para las especies endémicas que no lo reconocen como un depredador.

 

Pez gato (Clarias batrachus)También, se sabe que el pez gato (Clarias batrachus) se expande por las aguas dominicanas causando impactos todavía no estudiados. Este especie exótica forma parte de la lista de peces invasores más dañinos del mundo. Según el Ministerio de Medio Ambiente de la República Dominicana se han observado ejemplares en lagunas y ríos de la provincia de Santo Domingo.

Aunque se ha incentivado el consumo humano masivo de ambas especies para tratar de erradicar que se sigan extendiendo por aguas nacionales,  acabar con esta amenaza no va a ser fácil. Es necesario que haya más información y datos sobre las especies invasoras tanto animales como vegetales que existen en nuestro país.

Cuyaya en en Parque Nacional Valle Nuevo (República Dominicana). Foto cedida por la Fundación José Delio GuzmánUn poco de teoría: el equilibrio de los ecosistemas

Los seres vivos evolucionan lentamente junto a las otras especies con las que cohabitan. La interacción de los organismos con el entorno da lugar a diferentes relaciones biológicas entre especies, como por ejemplo relaciones entre organismos depredadores y presas, o los periodos de disponibilidad de alimentos. Este tipo de relaciones mantiene a las poblaciones bajo control y estabiliza los ecosistemas.

Además, las especies desarrollan diferentes mecanismos para poder sobrevivir a los cambios que se producen de forma natural en los ecosistemas. Para ello, disponen de diferentes tácticas. Estas pueden ser tanto de dieta, como reproductivas: el número de crías que tienen, el tipo de cuidado parental o el comportamiento social que desarrollan: vivir en grupo, en solitario, migrar en ciertas épocas del año…etc. Todas estas tácticas les permiten sobrevivir en ciertos ecosistemas específicos.

Las especies que se desarrollan en un ecosistema determinado y en su área de distribución natural, es decir, sin la intervención del ser humano, se llaman especies nativas. Cuando introducimos una especie diferente en un área que no le es natural y propia, se habla de especie exótica, por ser nueva en este ambiente.

Jardín Botánico Nacional Dr Rafael Maria Moscoso Puello (santo Domingo, República Dominicana)A lo largo de la historia, el ser humano ha contribuido al traslado de especies de un lado al otro del planeta. Los zoológicos o los jardines botánicos son ejemplos de instituciones donde existen especies exóticas en condiciones controladas, ya que la mayoría del tiempo estas especies no podrían sobrevivir sin nuestra ayuda.


Cuando las especies invasoras rompen los equilibrios

El peligro se da cuando estas especies dejan de estar controladas, y no sólo sobreviven sino que se establecen en un nuevo ecosistema y se reproducen de forma descontrolada, causando daños serios tanto a la biodiversidad, como a la agricultura o a la salud pública. Son las llamadas especies invasoras.

La introducción de especies invasoras, ya sea accidental o intencional, es una de la principales amenazas para la biodiversidad. Estas especies se llaman así porque desarrollan un comportamiento invasivo y desplazan a las especies nativas, causando graves daños a los ecosistemas.

Las invasiones pueden ocurrir de forma natural: cuando las especies aprovechan medios naturales como los vientos o las corrientes marinas para desplazarse. Sin embargo, suelen utilizar también diferentes vías relacionadas con las actividades humanas. Tanto el comercio, como el turismo, o el transporte se convierten en oportunidades para que las especies foráneas se dispersen y se establezcan.

Como en los nuevos ecosistemas en los que se establecen estas especies no disponen de las mismas medidas de control que tenían en sus áreas natales, como por ejemplo depredadores, competidores de recursos, etc. se encuentran fuera de control y comienzan a predominar sobre las especies nativas. Pongamos el ejemplo del pez león, una especie propia de los mares asiáticos que se ha convertido en una verdadera plaga en todo el Caribe, ya que este animal marino no cuenta con depredadores naturales en el mar caribeño.

Especies invasoras en República Dominicana: unas cifras

Según el Quinto Informe de Biodiversidad, en la República Dominicana el número de especies invasoras sigue en aumento, pero este dato se debe principalmente al análisis más exhaustivo de estas especies. Según la Estrategia Nacional de Especies Exóticas Invasoras (2012) la cifra se eleva a 274, siendo 192 plantas y 84 animales. Además, sigue faltando cuantificar con más datos los daños que estas especies causan a la biodiversidad.

 

 

 

 

Por: Cristina Iglesias