Page Title
Red de conservación de la Biodiversidad
en República Dominicana

Parque Nacional Jaragua

Grupo Jaragua: monitoreando especies en peligro

Tortuga Carey en el Parque Nacional Jaragua (República Dominicana) Foto cortesía del Grupo Jaragua.

Además de realizar diferentes proyectos e investigaciones en favor de la conservación de la biodiversidad el Grupo Jaragua realiza de forma continua desde hace años el monitoreo de diferentes especies en peligro crítico, tanto en el Parque Nacional Jaragua, como en otras zonas de La Española, principalmente en en la Reserva Jaragua-Bahoruco-Enriquillo. Este trabajo de monitoreo es fundamental para la supervivencia de las especies ya que los datos aportados sirven para diseñar el camino a seguir para su recuperación. Este es un pequeño resumen de algunas de las especies monitoreadas:

Iguana Ricord en el Parque Nacional Jaragua (República Dominicana) Foto cortesía del Grupo Jaragua•    Iguana Ricord: existe una población muy restringida de esta especie endémica de la Española en el Sur de la República Dominicana. Su hábitat es el bosque seco arenoso. Su anidamiento se realiza en madrigueras. Se localizan principalmente en tres lugares: en la provincia de Pedernales principalmente en el Parque Nacional Jaragua; en la Isla Cabrito, situada en aguas del Lago Enriquillo y en la zona sur del lago. Esta última está muy afectada por la actividad ilegal de los carboneros, que una vez que han preparado los hornos para el carbón escarban en las madrigueras para que las iguanas salgan y ahí mismo las asan y se las comen… Gracias a la colaboración de las autoridades ambientales de la zona esta situación se ha venido mejorando. Por otro lado, existen muchos problemas con perros asilvestrados…Lo más importante es restaurar el hábitat de la iguana en estas zonas, por ejemplo sembrando Alpargata, un cactus del que se alimenta principalmente la iguana.

Pichón de Diablotín en su nido. Foto cortesía del Grupo Jaragua.•    Diablotín: es un ave oceánica críticamente amenazada que anida y se reproduce principalmente en La Española: en la Loma del Toro al noroeste del Parque Nacional Sierra de Bahoruco (RD), en el Massif de la Selle y en el Massif de la Hotte (Haití). Se estima que existen unas mil parejas reproductoras en La Española y tan sólo unos 5,000 ejemplares a nivel mundial. Sus principales amenazas son la pérdida de hábitat y la depredación de perros y gatos asilvestrados.

Neonato de Tortuga Tinglar en el Parque Nacional Jaragua (República Dominicana) Foto cortesía del Grupo Jaragua•    Carey y Tinglar, ambas tortugas marinas han sufrido una fuerte disminución en los últimos 100 años. El Carey anida principalmente en las playas arenosas de la Isla Saona y en el Parque Nacional Jaragua. La mayor cantidad de juveniles del mundo se han observado en la zona costera del P.N. Jaragua y en Cabo Rojo (Pedernales). Esta tortuga está amenazada por la comercialización de su carne, sus huevos y su concha. Además, el desarrollo turístico costero y ciertas artes de pesca también son muy perjudiciales, pues suprimen zonas de anidamiento y afecta a sus zonas de alimentación. Asimismo, el deterioro de los arrecifes de coral es una fuerte amenaza a su subsistencia pues es su hábitat natural. El Tinglar es la mayor tortuga marina que existe en la actualidad. Anida en playas arenosas de la costa norte de la República Dominicana, el Parque Nacional del Este y el Parque Nacional  Jaragua, siendo este último el lugar de anidamiento más importante a nivel nacional. Sufre el mismo tipo de amenazas que el Carey.

Grupo de Palmas Cacheo en el Parque Nacional Jaragua (República Dominicana) Foto cortesía del Grupo Jaragua.•    Palma Cacheo de Oviedo, especie endémica local en peligro crítico. De crecimiento muy lento: para llegar a su madurez una palma toma más de 50 años. Es fundamental para la biodiversidad de las especies de la zona. Los pájaros carpinteros construyen cavidades en esta palma que son aprovechadas por diferentes especies para el anidamiento (cotorra, papagayo, golondrina verde, Caribbean Martín, perico de la Hispaniola, perico amargo…). Esta palma posee una pulpa muy apreciada, con la que se prepara el licor de mabí.

 

Palma Cacheo rota cuyo nido de cotorra ha sido depredado en el Parque Nacional Jaragua (República Dominicana) Foto cortesía del Grupo Jaragua.Los monteros (cazadores ilegales) penetran en el parque para cazar puercos o chivos cimarrones, y los pichoneros para atrapar pichones de cotorra. Ambos gustan de cortar estas palmas para sacarles la pulpa, refrescarse comiéndola, ya que contiene agua y es dulce. Además, transportan esta pulpa a sus hogares donde la consumen sin fermentar.
El otro problema es que en general estas palmas están muy localizadas. Para los pichoneros es como disponer de una granja de crianza de pichones… Otro amenaza que sufre es que sus frutos son  consumidos a menudo por cerdos cimarrones o recolectadas para su comercio como planta ornamental, esto dificulta también la reproducción natural de la especie.

Soledononte cerca de su madriguera. Foto cortesía del Grupo Jaragua.•    Solenodonte y Jutía: son los últimos mamíferos endémicos de nuestra isla, se encuentran amenazados principalmente por la destrucción de su hábitat, el bosque de transición. Cuando el bosque desaparece, se va la hojarasca de los suelos y estos animalitos no encuentran la cantidad de insectos que necesitan, en el caso de los solenodontes, o de frutos y raíces, en el caso de la jutía. Además, cuentan con la amenaza de depredadores como perros y gatos asilvestrados.


Pareja de Jutías junto a su madriguera. Foto cortesía del Grupo Jaragua.Además de investigar y monitorear la evolución de estas especies, el Grupo Jaragua trata también de conservar parte de los ecosistemas amenazados mediante la compra de terrenos para la conservación. A pesar de que existen zonas protegidas por el Estado, en realidad el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos naturales no cuenta con los recursos económicos para realizar un manejo efectivo de las zonas protegidas. Como consecuencia cada día los ecosistemas donde viven estas especies amenazadas se reducen y se fragilizan. Contar con más espacios que se preservan es fundamental para el mantenimiento de estos ecosistemas tan frágiles.

Una de las principales amenazas de estos ecosistemas críticos es la expansión de actividades agropecuarias, tanto de la ganadería como del conuquismo. Actualmente se han extendido los terrenos dedicados a la ganadería en el la provincia de Pedernales. Muchos ganaderos han comprado terreno debido al bajo precio de los mismos en esta zona del país. Estos terrenos son desmontados y sembrados de pasto. Muchas veces el ganado muere por las sequías prolongadas que se dan en esta zona. Comprando terrenos aledaños al Parque Nacional Jaragua, el Grupo Jaragua trata de preservar un ecosistema tan diverso y tan crítico como es el bosque seco.

 

 

Por: Cristina Iglesias